You've successfully subscribed to Adlive Content Hub
Great! Next, complete checkout for full access to Adlive Content Hub
Welcome back! You've successfully signed in.
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.
Success! Your billing info is updated.
Billing info update failed.
Conoce el header bidding en 3 puntos

Conoce el header bidding en 3 puntos

El header bidding consiste en una subasta que hace el editor fuera de su servidor principal de publicidad, para permitir a los anunciantes (buyeres o advertiseres) seleccionar las impresiones publicitarias en orden de prioridad.

A esto también se le conoce como impresiones de “primer vistazo” o “first look”, ya que todas las fuentes de demanda tienen acceso al número de impresiones al mismo tiempo que las campañas directas de los editores.

Antes de la llegada del header bidding, los espacios de publicidad disponibles se subastaban y se mostraban solamente cuando los sitios publicitarios ya habían finalizado su carga sobre la página web del publisher.

En otras palabras, una vez que los espacios para mostrar anuncios de las páginas web comenzaban a cargarse, el ad server (servidor de publicidad) recibía un llamado que, en la mayoría de los casos se trataba de DobleClick for Publishers (DFP), y a partir de ahí se ejecutaba la difusión en modo waterfall (cascada): las campañas directas, después los exchanges y adnetworks, y al final la implementación de campañas pass-back y de automatización.

Una nueva solución llega a tumbar el modelo de cascada

Cuando una persona entra a una página web, las campañas directas, inventarios reservados y garantizados, son puestos en primer plano ya que ellas disponen de un nivel máximo de prioridad en el adserver.

Es así que los pedidos directos garantizan de un cierto volumen de impresiones y de sitios específicos reservados para el anunciante. Estas dos ventajas (inventario de publicidad reservado y el nivel de prioridad) son aseguradas por el anunciante que paga por tener estos privilegios durante el transcurso de las campaña directa, usualmente información que llamamos premium.

Si el visitor consulta varias páginas dentro del mismo sitio web, se fija un límite en la frecuencia de la publicidad hasta que dicho pedido sea agotado.

El servidor publicitario deciende en cascada hasta que los elementos de las campañas programáticas sitúan al visitor en dos alternativas: entrar a un entorno de puja en tiempo real (RTB) o en donde múltiples anunciantes participen en una subasta para difundir su publicidad a dicho visitor.

La venta en cascada o el sistema de waterfall es un modelo que ha sido utilizado siempre por la mayoría de los editores cuando se trata de monetizar sus inventarios.

Desafortunadamente, esta medida no permite sacar el máximo provecho del inventario publicitario del editor en función del precio, lo cual puede causar alentar el tiempo de carga de la página que perjudica directamente la experiencia usuario.

Una innovación tecnológica para devolverles todo el poder a los editores

El Header Bidding es una subasta adicional que se realiza fuera del adserver publicitario, más específicamente en el encabezado de la página web que se carga antes que todos los demás elementos de la página.

El encabezado generalmente contiene metadatos en la página y la secuencia de códigos que se utilizan para dar formato al estilo de la página, análisis de seguimiento de datos, etc. Es por esto que es el espacio ideal para hacer una nueva subasta en tiempo real.

A pesar de que esta nueva subasta se realiza a nivel del navegador del usuario, el editor mantiene el control sobre esta operación.

Este hecho refleja un cambio significativo en el equilibrio de poder sobre la transacción que analizaremos con más detalle en nuestro próximo post.

El header bidding permite al editor recibir los valores de las pujas correspondientes a cada carga de la página, mucho antes de que los espacios publicitarios sean enviados sobre dicha página.

Con estos valores de la subasta, los administradores deciden otorgar la impresión a una de las fuentes de demanda de competencia según los criterios siguientes:

· Los precios ofrecidos por los anunciantes vía SSP.

· La entrega de impresiones no debe interferir con la entrega de pedidos directos.